CURRÍCULUM   ARTÍCULOS   CONTACTO



 

Ingeniería genética.

Por el Dr. Héctor E. Solórzano del Río.

Profesor de Farmacología del CUCS de la Universidad de Guadalajara y Presidente de la Sociedad Médica de Investigaciones Enzimáticas, A.C.

Ingeniería genética es un término que puede cubrir un amplio rango de maneras de cambiar el material genético - el código del ADN - en un organismo vivo.

Desde los años 70 ha sido posible manipular genes específicos a nivel molecular usando procedimientos de laboratorio en material tomado de organismos vivientes, los cuales pueden ser remplazados en el organismo o puestos en un organismo diferente.

Para algunos científicos, el uso de esta tecnología de la ingeniería genética ayudará a que el mundo pueda tener la capacidad de producir suficientes alimentos para toda la humanidad. Sin embargo, existe un gran número de científicos en todo el planeta quienes no están de acuerdo en el consumo y distribución tan rápidos y descontrolados de los alimentos genéticamente modificados.

Desde 1994, el Dr. John Fagan, autor del libro titulado "Ingeniería genética; el riesgo: ingeniería Védica; la solución" solicitó una moratoria sobre ciertos tipos de ingeniería genética. Una razón para esta solicitud es que la ingeniería genética no es en absoluto un proceso preciso, ya que un gen es introducido en una célula viviente antes de que el gen pueda reprogramar aquellas células para que hagan algo diferente. Inclusive, el Dr. Fagan regresó a los Institutos Nacionales de Salud de los EE. UU. más de un millón de dólares de apoyo para investigaciones en ingeniería genética como una acción de protesta (The Washington Post, Noviembre 17, 1994).

Los partidarios de la ingeniería genética dicen que los cultivos rinden más con esta tecnología. Sin embargo, investigadores de la Universidad de Arkansas encontraron que la entrada neta de tierra plantada con algodón Bt fue menor que la de la tierra plantada con algodón convencional en un promedio de $ 250 pesos por acre (PANUPS, April 24, 1998).

Otro problema que han encontrado los entomólogos de la Universidad de Cornell es los efectos adversos importantes sobre las orugas de las mariposas monarca que se alimentaron con polen de maíz genéticamente modificado. Al disminuir significativamente el número de mariposas monarca, esta especie se encuentra en un gran riesgo de extinguirse. El maíz Bt produce una toxina específica, originalmente derivada de un microorganismo del suelo, el Bacilllus thuringiensis. En su forma natural, la toxina del Bt es activada cuando es consumida por las orugas de polilla y las mariposas. Y esta toxina las mata.

Hay un consenso casi universal de que el uso diseminado de maíz Bt y otros cultivos Bt acelerarán la evolución de la resistencia a las toxinas Bt en los insectos nocivos.

En un estudio publicado en la Revista de la Nutrición Aplicada, Volumen 45, número 1, se demostró -- a través de pruebas de laboratorio - que los productos orgánicos tienen el doble de contenido de elementos nutricionales que los productos regulares. Además, los productos orgánicos no contienen residuos de metales pesados peligrosos como el aluminio, el plomo y el mercurio.

Según la Dra. Mae-Wan-Ho, hay evidencia de que el ADN de los organismos genéticamente modificados no se degradan en el medio ambiente, ni fácilmente en el intestino, de donde pueden entrar al torrente sanguíneo y entrar efectivamente a las células.

Muchos científicos temen que los genes para la resistencia de los antibióticos pueden brincar de los alimentos genéticamente modificados a las bacterias en el intestino creando bacterias patógenas resistentes a los antibióticos (New Scientist, January 30, 1999).

El pasado mes de Febrero del 22 al 24, se realizó en Cartagena la Sesión Especial de la Conferencia de las Partes de la Convención sobre Diversidad Biológica. Al finalizar, un grupo de científicos firmó una petición para todos los gobiernos para:

1. - Imponer una moratoria inmediata sobre la liberación ambiental de productos para alimentar animales, alimentos y cultivos transgénicos durante al menos 5 años.
2. - Prohibir las patentes de genes, líneas de células y organismos vivientes.
3. - Apoyar una encuesta pública, comprensiva e independiente sobre el futuro de la agricultura y la seguridad de los alimentos para todos, tomando en cuenta el rango total de los descubrimientos científicos, lo mismo que las implicaciones éticas y socioeconómicas (Third World Resurgence, Issue 104/105, pp. 17-19, January 1999).

Los riesgos de la biotecnología de la ingeniería genética vienen de estas fuentes:

A) Genes nuevos y productos genéticos introducidos en nuestra comida frecuentemente de bacterias y virus.
B) Las toxinas Bt pueden tener impactos mayores sobre la biodiversidad. Se ha demostrado que el Bt es dañino a los polinizadores y otras especies benéficas, como las abejas.
C) Los riesgos surgen de las plantas transgénicas modificadas genéticamente para ser resistentes a los herbicidas de amplio espectro. La mayoría de las plantas transgénicas están modificadas para resistir a estos herbicidas como el glifosato, cuya toxicidad y peligro para la salud humana están bien documentados.
D) Efectos no intencionados inherentes a la tecnología ya que la ingeniería genética depende de la inserción al azar del vector artificial que lleva los genes extraños dentro del genoma. No hay que olvidar las interacciones entre los genes extraños y los genes del organismo anfitrión. Ningún gen funciona en forma aislada.
E) La diseminación incontrolable de los transgenes y de los genes marcadores resistentes a los antibióticos. Recordemos que una vez liberados los genes no pueden ser revocados y tienen el potencial de multiplicarse y recombinarse fuera de control, produciendo una polinización cruzada. Esto, al final de cuentas, crea una supermaleza. Los científicos antagonistas a la ingeniería genética afirman que la ausencia de evidencia no es evidencia de la ausencia de riesgo.

Otro grupo de científicos de 13 países ha apoyado las peticiones de una moratoria sobre los alimentos modificados genéticamente. Los científicos de este grupo leyeron los resultados de investigaciones no publicadas que han despertado temores de riesgos potenciales a la salud. Han confirmado los descubrimientos del Dr. Arpad Pusztai que demuestran los cambios en el sistema inmunológico y el daño orgánico en ratas alimentadas con papas genéticamente modificadas (British Medical Journal 1999;318:483).

En términos sencillos, el maíz transgénico por citar un caso, es portador de un gen que codifica para una proteína que es resistente a la ampicilina, antibiótico muy utilizado en la medicina humana. Otro tipo de riesgo; si se introduce un gen de tomate en un genoma de pollo, cualquier persona alérgica al tomate puede sufrir una crisis de alergia al comer pollo (Ciencia y Vida, Noviembre 9, 1998, p. 74).

Otro de los riesgos de la ingeniería genética es la transferencia horizontal de genes.- La transferencia horizontal de genes se refiere a la transferencia de genes o material genético directamente de un individuo a otro por medio de procesos similares a una infección. Esto es distinto del proceso normal de transferencia vertical de genes - de padres a hijos - lo cual ocurre en la reproducción. La ingeniería genética se desvía de la reproducción totalmente al explotar la transferencia horizontal de genes. Así que los genes pueden ser transferidos entre especies distantes que nunca serían capaces de cruzarse en forma natural. Por ejemplo, los genes humanos son transferidos dentro de un puerco, un borrego, un pescado o una bacteria. Los genes de un sapo son transferidos dentro de las papas. Los genes exóticos, completamente nuevos pueden por eso ser introducidos en los cultivos de alimentos.

Los principales riesgos secundarios de la transferencia horizontal de genes son, la generación de nuevos patógenos virales y bacterianos, la generación de genes de virus y bacterias introducidos en las plantas transgénicas, la difusión de genes marcadores con resistencia a antibióticos y otros medicamentos entre los patógenos, la inserción secundaria al azar de genes en las células de los organismos que interactúan con las plantas de los cultivos con efectos dañinos, incluyendo el cáncer, la reactivación de virus latentes que causan enfermedades, impactos ecológicos debido a la diseminación de genes exóticos específicos introducidos (Genetic engineering; dream or nightmare, Dr. Mae-Wan-Ho, 1998, Gateway Books, pp. 146-166).