CURRÍCULUM   ARTÍCULOS   CONTACTO



 

Tratamiento natural de la migraña.

Por el Dr. Héctor E. Solórzano del Río.

Profesor de Farmacología del CUCS de la Universidad de Guadalajara y Presidente de la Sociedad Médica de Investigaciones Enzimáticas, A.C.

La migraña es un padecimiento con grandes consecuencias sociales. Algunos países pierden hasta $ 50,000 millones de dólares anualmente por abstencionismo debido al dolor migrañoso. Aquellos que sufren de un dolor no muy fuerte, reconocen que la calidad de su vida disminuye durante los períodos que dura el acceso doloroso. Para los pacientes que sufren de una migraña constante, día tras día, la vida se hace casi insoportable. De hecho, algunas personas se deprimen tanto, que dejan su empleo. Existen pocos casos en los que inclusive intentan suicidarse. Lo trágico de todo esto, es que todos los pacientes que sufren de migraña pueden ser ayudados con una combinación de medidas terapéuticas. Los ataques típicos de migraña manifiestan casi siempre signos de advertencia que se conocen con el nombre de "aura". El dolor está generalmente detrás de un ojo, aunque no todos los dolores de migraña son tan localizados o de un solo lado. Es muy frecuente que el dolor palpite con cada latido del corazón. Cuando el paciente se empeora con el problema del vómito esta palpitación aumenta, pero el dolor generalmente disminuye después. La mayoría de los pacientes no soportan una luz brillante, ni ruidos fuertes ni olores penetrantes.

Una de las grandes verdades de la migraña es que nadie puede saber qué tan mal es en realidad, hasta que uno mismo la siente. Esta invisibilidad de la migraña hace que algunos que no la sufren, mientan. Mientras otros que sí la padecen, sigan trabajando a pesar de este sufrimiento.

La ciencia describe a la migraña como un "dolor de cabeza vascular", es decir, que este tipo de dolor de cabeza involucra cambios en el comportamiento de los vasos sanguíneos. A pesar de décadas de investigación, los científicos no tienen un entendimiento completo de cómo y porqué ocurre la migraña. Tampoco la medicina convencional ha encontrado algún tratamiento consistentemente efectivo.

La mayoría de los pacientes jóvenes (alrededor del 80 %) son del sexo masculino. Esto es totalmente lo contrario de lo que sucede con los pacientes adultos, en cuyo caso, la mayoría (el 70 %) de los pacientes es del sexo femenino. Las causas más comunes de la migraña son: la herencia y los factores disparadores. Entre estos factores que pueden precipitar un ataque de migraña, encontramos: ciertos alimentos, el ayuno, el fumar, el stress, emociones fuertes, la postura (generalmente por una contracción muscular), alteraciones en el sueño, cambios hormonales y factores ambientales. Los dolores migrañosos en las mujeres pueden resultar de los cambios hormonales durante el ciclo menstrual. Después de la menopausia, los dolores de cabeza generalmente disminuyen.

El tratamiento de la migraña con la medicina convencional generalmente consiste en la ingesta de medicamentos. Hay muchos de estos medicamentos. Desafortunadamente todos ellos tienen un efecto paliativo y pasajero. Además, casi todos tienen efectos colaterales indeseables a largo plazo. La ergotamina, por ejemplo puede ser adictiva.

Cada vez un mayor número de médicos alópatas reconoce que muchas veces, la comida es la mejor medicina. Dos estudios sugieren que muchos alimentos comunes pueden ayudar a prevenir o controlar varias enfermedades. En uno de estos estudios, 24 hombres (10 de ellos estaban sanos; 14 hombres tenían signos de una diabetes incipiente) mostraron una disminución en los niveles de los triglicéridos y mejoraron su tolerancia a la glucosa cuando comieron alimentos hechos con almidón de maíz, el cual es alto en amilosa, el componente soluble del almidón. En cambio no se vio mejoría cuando comían alimentos hechos con almidón estándar de maíz. En otro estudio, se agregaron pequeñas cantidades de beta-glucano (de la avena) a los alimentos que las personas consumían diariamente. La ingesta de beta-glucano mejoró los resultados de la tolerancia a la glucosa en 23 personas que tenían alto el colesterol y respuestas anormales a la insulina en una prueba de tolerancia a la glucosa (K. Behall & J.C. Howe; J. Hallfrisch et al., American Journal of Clinical Nutrition 61:334;379, Feb 1995).

Para la medicina bioquímica nutricional, las alergias son una causa común de la migraña. También pueden causarla, la falta de ejercicio, el estreñimiento, un mal funcionamiento hepático y el stress.

El papel de los alimentos que provocan de migraña fue establecido por un estudio controlado doble ciego, en el que el 93 % de niños con severos frecuentes dolores migrañosos, se recuperaron al seguir una dieta libre de alergenos alimenticios. La respuesta que tuvieron los niños a los alimentos provocadores sugirió una alergia en vez de una reacción idiosincrática. Algo interesante sucedió; que los síntomas asociados al dolor de cabeza, como las alteraciones en el comportamiento, el dolor abdominal, el eczema y el asma mejoraron. En la mayoría de los pacientes en quienes la migraña fue provocada por factores no específicos, tales como el ejercicio o las luces brillantes, esta provocación ya no ocurrió mientras estaban dentro de la dieta (J. Egger & Colleagues, Is migraine Food Allergy ? 1983: 865).

Cuando uno tiene la sospecha de ser alérgico a algún alimento específico, existe una prueba que el paciente mismo puede hacerse. Se requiere de un reloj con segundero. Se sienta uno y se relaja por unos minutos. Cuando uno está ya completamente relajado. Entonces hay que medirse el número de pulsos por minutos. Se recomienda que la lectura dure el minuto real. Una lectura normal es aquella entre 52 a 70 pulsos por minuto. Entonces hay que consumir el alimento del que sospechamos ser alérgicos. Esperamos 15 minutos y volvemos a medir el pulso. Si la velocidad del pulso aumentó más de 10 pulsos por minuto, se considera que la prueba es positiva. Por lo cual, hay que eliminar este alimento de nuestra dieta. En pocas palabras, para curar la migraña producida por alergia alimenticia, es necesario eliminar rotar los alimentos, eliminar algunos alimentos y desensibilizarnos de los alergenos alimenticios.

Se recomienda evitar la sal y los alimentos que producen ácido tales como la carne, el cereal, el pan y los granos. También se recomienda evitar los alimentos fritos y los alimentos grasosos. Es bueno omitir de la dieta los productos lácteos, el queso amarillo y otros quesos, sobre todo aquellos que contienen tiramina. Es útil evitar ciertos aminoácidos como la fenilalanina. Se sabe que las frutas cítricas y el chocolate pueden precipitar un ataque de migraña. Como ya se mencionó antes, es importante hacer ejercicio.

En algunas ocasiones, las cicatrices, aunque aparentemente estén sanas, pueden provocar un bloqueo en el sistema nervioso. Esto se traduce en un dolor a distancia. A esto se le conoce como campo de interferencia y puede ser resuelto muchas veces con la terapia neural. En la práctica de esta ciencia, se utilizan las inyecciones subcutáneas de un anestésico local llamado lidocaína o procaína.

También sabemos que el uso de complementos de calcio y vitamina D es útil en algunos pacientes con migraña. En 2 estudios clínicos se involucraron mujeres que sufrían de migraña relacionada con el síndrome premenstrual. Experimentaron gran mejoría en la migraña y los síntomas del síndrome premenstrual cuando fueron tratadas con vitamina D y calcio. Algunas mujeres posmenopáusicas con migraña, también mostraron mejoría con estos mismos complementos alimenticios (Susan Thys-Jacobs, Alleviation of Migraines with Therapeutic Vitamin D and Calcium, Headache 34 (10):590-592 (Nov/Dec 1994).

Otro complemento alimenticio que se ha encontrado útil para el tratamiento de la migraña, es la riboflavina. Se hizo un estudio piloto abierto administrando altas dosis de riboflavina en la Citadelle en Liége, Bélgica. Cuarenta y nueve pacientes con migraña (cuatro con aura y 45 sin aura) recibieron riboflavina diario durante al menos tres meses. Los primeros 23 pacientes que se aceptaron en el estudio recibieron también aspirina. Se sabe que es benéfica en la prevención de la migraña. La mejoría global media en la severidad subjetiva fue del 68.2 % sin diferencia con los grupos que recibieron aspirina además de la riboflavina. Una respuesta de esta magnitud es mayor de lo que se esperaría con un placebo (J Schoenen, M Lenaerts and E Bastings , High-Dose Riboflavin as a Prophylactic Treatment of Migraine: Results of an Open Pilot Study, Cephalalgia 14(5):328-329 October 1994).

Se cree que una deficiencia del mineral magnesio, puede ser uno de los factores que produce migraña. Los pacientes migrañosos saben que ciertos acontecimientos pueden precipitarles un ataque, tal es el caso del embarazo, la ingestión de alcohol o el uso de diuréticos. Todos estos acontecimientos se caracterizan por producir una depleción de magnesio en nuestro cuerpo. Se ha demostrado que durante un ataque de migraña, los niveles de magnesio están bajos. En un estudio clínico, se encontró que el 41 % de los pacientes con migraña aguda sufrían de una deficiencia de magnesio (Baker B. New Research approach helps clarify magnesium/migraine link. Family Pract News, Aug 15, 1993, p. 16).

La ventaja que tiene el magnesio, es que lo podemos usar no sólo como tratamiento contra la migraña, sino también como preventivo. En caso de ataques muy agudos, hemos utilizado el magnesio intravenoso, el cual tiene un efecto en pocos minutos.

Existe una planta medicinal que se ha usado desde hace mucho tiempo para las migrañas. Es la santa maría (Tanacetum parthenium). Es un miembro de la familia de las margaritas. Y es una planta común que puede crecer en nuestro propio jardín. Esta planta ayuda a aliviar el dolor. En un estudio con esta planta, conducido en la Universidad de Nottingham se observó que los participantes tuvieron un promedio del 24 % menos migrañas y que los vómitos también se redujeron. Otra ventaja fue que no sufrieron de efectos colaterales indeseables. Aunque es importante aclarar que la mejoría se observa hasta después de por lo menos 6 semanas de estar tomando la planta.

En un sondeo hecho a 270 individuos con migraña que tomaron santa maría diario durante algún tiempo, se encontró que más del 70 % pensaban que la santa maría les había disminuido la frecuencia y/o intensidad de sus ataques.

La acupuntura y la homeopatía son métodos también efectivos para el tratamiento de la migraña. Una característica común de ambas ciencias, es que no hay tratamientos tipo "receta de cocina" para ninguna enfermedad, sino que depende de las características de cada caso en particular.

Técnicas menos conocidas, pero no por eso menos efectivas son la osteopatía, la técnica Alexander, el masaje, la reflexología, la aromaterapia, la hipnoterapia y la retroalimentación biológica.
Como podemos ver, la medicina nutricional nos ofrece alternativas efectivas y seguras para esta enfermedad tan común e inhabilitante.