CURRÍCULUM   ARTÍCULOS   CONTACTO



 

El extracto de piña.

Por el Dr. Héctor E. Solórzano del Río.

Profesor de Farmacología del CUCS de la Universidad de Guadalajara.

La piña (ananas comosus) ha sido usada como una planta medicinal en varias culturas y su enzima principal, la bromelina se conoce químicamente desde 1876. Heinicke descubrió que esta enzima se encuentra en altas concentraciones en la piña, por lo cual comenzó a utilizarse la bromelina como una sustancia terapéutica en 1957.

Se ha demostrado que el extracto de piña puede tener su actividad enzimática en un rango de un pH de 4.5 a 9.8 .
El extracto de piña se absorbe intacto a través del tracto gastrointestinal hasta en un 40%. La concentración más alta de las enzimas del extracto de piña se encuentra en la sangre una hora después de su administración.


Dentro de la terapia nutricional, el extracto de piña tiene una gran cantidad de indicaciones aunque en esta ocasión solamente discutiré once de sus principales acciones terapéuticas. Es muy importante aclarar que para obtener los resultados que describiré a continuación, el extracto de piña usado, debe de ser estandarizado a por lo menos 2,000 MCU (unidades cuajuantes de la leche) por dosis. El extracto de piña previene la agregación plaquetaria, esto es útil ya que ayuda a prevenir embolias y ataques cardiacos. Por otro lado el extracto de piña es un efectivo agente fibrinolítico. Esto significa que mejora la convesión de plasminógeno en plasmina, lo cual limita la difusión del proceso de la coagulación al degradar la fibrina.

En un estudio que hicimos comparando los efectos antiinflamatorios de varias sustancias, demostramos que entre esos 10 antiinflamatorios estudiados, el extracto de piña fue el más potente. Entre otras cosas, el efecto terapéutico del extracto de piña puede también deberse a su capacidad para modular selectivamente la biosíntesis de tromboxanos y prostaciclinas.

Se sabe que la primera vez que se usó en los tiempos modernos el extracto de piña en pacientes con cáncer fue en 1972. En un estudio que se hizo con 12 pacientes con tumores de mama y ováricos, las mujeres recibieron 600 mg. diarios de seis meses hasta varios años. Los resultados reportados en este estudio fueron la resolución de algunas de las masas cancerosas y una disminución en las metástasis (Gerard G. Anti-cancer therapy with bromelain. Agress 1972;3:261-274).

Se ha demostrado que el extracto de piña induce la producción de citocinas en las células mononucleares de sangre periférica humana. Hay un aumento en la producción del factor de necrosis tumoral, interleuquina 1 beta, interleuquina 6 siendo dependiente de la dosis y el tiempo. Esta capacidad del extracto de piña para inducir la producción de citocinas puede explicar los efectos antitumorales observados. 

La evidencia clínica nos ha demostrado que el extracto de piña puede acortar el tiempo del trabajo de parto y puede mejorar la excreción de grasa (Leung AY, Foster S. Encyclopedia of Common Natural Ingredients Used in Food, Drugs and Cosmetics. 2nd ed. New York, NY: John Wiley & Sons, 1996).

Después de una cirugía, el extracto de piña puede ayudarnos a disminuir la producción de adherencias indeseables, además de que tiene la capacidad de reducir el edema y disminuir el dolor al disminuir la inflamación. Se han hecho varios estudios clínicos doble ciego controlados con placebo con relación a episiotomías y otras cirugías de la cavidad oral obteniéndose resultados positivos en relación a la recuperación. En diferentes tipos de lesiones deportivas y atléticas se ha utilizado con gran éxito el extracto de piña donde disminuye el tiempo de curación hasta en un 50 % (Masson M. Bromelain in blunt injuries of the locomotor system. A study of observed applications in general practice. Fortschr Med 1995:113(19);303-6). 

En otro estudio clínico también doble ciego con 73 pacientes que sufrían de tromboflebitis aguda, se utilizó el extracto de piña obteniéndose una reducción en el dolor, el edema, el rubor, la sensibilidad, el calor y la disfunción.

Otro efecto terapéutico que hemos encontrado del extracto de piña es la potenciación de los antibióticos. Eso significa que las concentraciones séricas de dichas sustancias se obtienen más rápido y por mas tiempo. Entre los antibióticos potencializados se incluye la amoxicilina, la tetraciclina, eritromicina y la penicilina. 

Varias enzimas se han estudiado con relación a la capacidad de disminuir la viscosidad del esputo y de todas ellas, el extracto de piña ejerce aparentemente el efecto más potente y además demuestra una tendencia a incrementar el volumen del esputo. Los estudios se han hecho especialmente en pacientes hospitalizados con bronquitis crónica, neumonía, bronquiectacia o abscesos pulmonares.

También el extracto de piña se ha utilizado exitosamente como una enzima digestiva después de una pancreatectomía, en insuficiencia pancreática exócrina y en otras enfermedades intestinales, incluyendo la diarrea y la colitis ulcerativa (Kane S, Goldberg Mi. Use of bromelain for mild ulcerative colitis. Ann Intern Med 2000;l32:680). Debido a su amplio rango del pH, el extracto de piña tiene actividad en el estómago lo mismo que en el intestino delgado. Varios estudios han demostrado su capacidad para ayudar a curar úlceras gástricas.

Hemos tenido la oportunidad de demostrar que el extracto de piña previene o minimiza la severidad de la angina de pecho y de los ataques isquémicos transitorios, es útil en la prevención y el tratamiento de la trombosis y tromboflebitis, puede destruir las placas de colesterol y ejerce una potente actividad fibrinolítica. Además si se administra por periodos prolongados de tiempo, también ejerce un efecto antihipertensivo. 

En conclusión, puedo decirles que el extracto de piña es una proteína que se metaboliza fácilmente, se considera no tóxico, no tiene efectos colaterales, se puede utilizar por periodos prolongados y las dosis pueden llegar hasta 1,000 miligramos por día. En pocas palabras es un efectivo suplemento alimenticio.