CURRÍCULUM   ARTÍCULOS   CONTACTO



 

Una opción de acupuntura: el uso del Rayo Láser.

Por el Dr. Héctor E. Solórzano del Río.

Coordinador del Diplomado en Acupuntura de la Universidad de Guadalajara.

La acupuntura (el tradicional método chino de insertar agujas a través de la piel con fines terapéuticos) es empleada en la actualidad con mucho éxito para el tratamiento de múltiples afecciones y padecimientos. Sin embargo, desde hace varios años se ha comenzado un nuevo tipo de tratamiento similar que en lugar de emplear las agujas convencionales (a veces muy temidas por algunos pacientes ) las sustituye por la aplicación del rayo láser:

La tecnología actual usada como arma terapéutica.

Láser son las siglas en inglés de una expresión que significa amplificación de la luz mediante la emisión estimulada de radiaciones y el primero en crear un haz de rayos láser fue el científico norteamericano Theodore Maiman quien en 1960 empleó el llamado láser de rubí. A partir de entonces, se han diseñado distintos tipos de rayos. Entre ellos: - el láser helio-neón, - el láser de iones de argón, y - el láser de gas carbónico.

Cada uno de estos rayos tiene sus propiedades intrínsecas y, por consiguiente, existen tantos láseres diferentes como aplicaciones posibles. Precisamente, por sus propiedades, el rayo láser ha resultado ser muy útil en el campo de la Medicina donde es empleado en la actualidad con fines muy diversos. Por ejemplo: - En intervenciones quirúrgicas en una simple célula con la ayuda de un microscopio. Este empleo en la microcirugía ha sido aprovechado por la oftalmología (la especialidad médica relacionada con los ojos) en las operaciones para el desprendimiento de la retina ya que con la aplicación del láser los especialistas logran auténticos puntos de soldadura sin anestesia y sin tener que inmovilizar el ojo pues los destellos de esta luz son tan breves que el paciente ni siquiera tiene tiempo de parpadear.

Generalmente, en Medicina se usan tres tipos de láser según su intensidad: - los poderosos, - los medios, y - los llamados suaves. Específicamente, estos últimos son los que se emplean en la acupuntura china con el propósito de sustituir a las - a veces temidas - agujas de acupuntura.

La acupuntura moderna utiliza al Láser como aliado.

Hace aproximadamente 20 años, el Doctor Friedrich Plog (de Alemania) comenzó a experimentar con la aplicación del láser en la acupuntura y, a partir de entonces, ha sido reconocido internacionalmente como el padre de la láser-acupuntura. Hoy, este novedoso método despierta cada vez más interés de los científicos y, al igual que la Universidad de Guadalajara (México), otras muchas instituciones mundiales desarrollan estudios e investigan sobre este particular. - Por ejemplo, ya se conoce el mecanismo de acción por el cual resulta útil estimular los puntos de acupuntura mediante los rayos láser. - Asimismo, se sabe que las células emiten una bioluminiscencia sumamente débil y con una longitud de onda determinada, y cuando la célula es víctima de un estado patológico, su longitud de onda desciende por debajo de los límites adecuado. Entonces, el haz de láser puede actuar sobre este proceso aportando energía. Es decir, el láser es capaz de restaurar la deficiencia de energía de la célula o del organismo vivo. Actualmente, el láser más usado en acupuntura China es el láser atérmico producido por una mezcla gaseosa en un tubo de Helio, 85 % y Neón, 15 %, el cual emite una luz contínua que penetra como máximo 7 milímetros a partir de la epidermis. Esta mezcla produce una luz con las siguientes características: es monocromática, direccional, coherente y con mucha brillantez.

La aplicación de la laser-acupuntura ofrece grandes ventajas.

El Programa de Estudio de Medicinas Alternativas de la Universidad de Guadalajara, realizó hace varios años, una investigación comparando la aplicación de la acupuntura tradicional China y la láser acupuntura. De acuerdo con los resultados encontrados, éstas son las conclusiones: - La aplicación de láser no causa dolor al paciente (ni siquiera las molestias que suele provocar la inserción de las agujas de metal de la acupuntura tradicional) y se utiliza en vez de la aguja. - Asimismo, el uso del láser permite una asepsia absoluta (es decir, no existe el riesgo de infección pues esta técnica consiste en la irradiación de puntos específicos de acupuntura pero sin necesidad de perforar o dañar la piel). - Además, la láser-acupuntura es un procedimiento sencillo mediante aparatos modernos que permiten la aplicación de este tipo de rayos en cualquier parte del cuerpo a través de un conductor de la luz. - Por otra parte, la láser acupuntura permite una seguridad absoluta debido a que la potencia de salida del láser está dentro de un rango que no es peligroso para la piel (incluso, su empleo no requiere el uso de lentes especiales como en el caso de otros tipos de láser). La potencia de salida es generalmente de 3 miliWatts. - También, la duración del tratamiento es corta porque el tiempo de la irradiación de un punto específico dura entre 10 y 30 segundos solamente (lo cual permite el tratamiento sucesivo de varios puntos en muy corte tiempo). En lugar de permanecer con las agujas insertadas en el cuerpo por un período de 20 minutos. - La mayoría de los aparatos más avanzados poseen un detector integrado de puntos de acupuntura, lo cual, nos garantiza la estimulación con el láser de los puntos específicos. La terapia con este nuevo método puede ser controlada en forma muy minuciosa a través de monitores especiales que realizan mediciones bioelectrónicas, antes, durante y después del tratamiento.

Tratamiento tan eficaz como la técnica tradicional. La láser-acupuntura puede ser aplicada para el tratamiento de múltiples padecimientos tanto agudos como crónicos, particularmente en aquellos casos en los que las agujas no fueron suficientes para restaurar el equilibrio energético del flujo de la energía. Y hasta los pacientes nerviosos y demasiado sensibles no presentan objeciones en contra de una terapia con láser. Por ello, este nuevo método resulta ideal cuando los pacientes que requieren el tratamiento son niños o ancianos. Este nuevo método puede sustituir a la acupuntura convencional para el tratamieno de: - las cefaleas (y migrañas), - la artritis, - el control del apetito, y - ciertos desajustes nerviosos. - todos los síndromes dolorosos

Pero, también, la aplicación de estos rayos ha resultado muy efectiva en la láser-acupuntura estética para el tratamiento de: - la celulitis, - la prevención de la caída del cabello, - las estrías cutáneas, - el tratamiento de arrugas, y - la activación de la penetración de productos cosméticos a través de la piel.

Efectos curativos generales.

Las investigaciones clínicas han llegado a la conclusión de que los rayos láser de Helio-Neón tienen por lo menos 3 efectos curativos generales: - Efecto bioestimulativo y trófico de los tejidos. - Efecto antiinflamatorio - Efecto analgésico

Con relación a la acción del rayo láser sobre los tejidos podemos recalcar que tiene la capacidad de incrementar la síntesis protéica y además estimula la producción de ATP por las mitocondrias. Por otra parte, el efecto antiinflamatorio de los rayos láser de Helio-Neón se debe a que producen una vasodilatación arteriolar. Esto favorece que localmente aumente el número de monocitos y neutrófilos y se acelere la reabsorción de los exudados fibrinosos. Sobre lo que se refiere al efecto analgésico, podemos decir que una de las razones de su mecanismo de acción es por el mismo efecto antiinflamatorio. Otro mecanismo de acción es por su interferencia sobre el mensaje eléctrico durante la transmisión del estímulo. También se ha descubierto que estimula la producción de las beta endorfinas (potentes substancias analgésicas endógenas) en forma tanto directa como indirecta.

Ojalá que este pequeño informe estimule la investigación de otros estudiosos de la materia.